En esta página

  • Obtén información sobre el trabajo
  • Completa tu solicitud
  • Prepárate para una entrevista

Ya sea que encuentres trabajo a través de un amigo, un sitio de búsqueda laboral, o de cualquier otra manera, tal vez debas completar una solicitud formal por escrito, incluso para trabajos informales o no calificados. Una solicitud escrita puede incluir una carta de presentación y tu currículum, o solo uno o el otro.

Para la mayoría de los trabajos, también deberás presentarte a una o dos entrevistas con el dueño o el gerente de la empresa.

Información sobre el trabajo

Antes de postularte, obtén información sobre el trabajo. La investigación que hagas dependerá del tipo de trabajo e industria.

¿Hay una descripción del puesto de trabajo?

En algunos trabajos, se publica una descripción del puesto. La descripción del puesto brinda detalles sobre las responsabilidades del trabajo y otra información relativa a las expectativas del empleador en cuanto a la persona que desea contratar.

Consejo

En Australia, si trabajas, tienes derecho a recibir un pago justo y a trabajar en condiciones laborales justas. En el sitio web del organismo gubernamental de arbitraje laboral, Fairwork Australia, encontrarás una calculadora que podrás usar para ver cuánto debería pagarte tu empleador.

Prepara un currículum y una carta de presentación

Antes de postularte, prepara tu currículum y una carta de presentación. Es posible que debas hacer pequeños cambios, tanto en el currículum como en la carta de presentación, al postularte a un trabajo, de ese modo podrás destacar tu experiencia en aspectos directamente relacionados con el trabajo al que te postulas.

Qué debes incluir (y qué debes omitir)

Si está disponible la descripción del trabajo al que te postulas, ajusta la carta de presentación y el currículum para destacar la experiencia que tienes respecto de ese trabajo.

Incluye tu información de contacto para que el empleador pueda comunicarse contigo si está dispuesto a hacerte una oferta de trabajo.

Usa tu currículum para destacar tu experiencia, tus habilidades y tu cualificación. En el currículum, no tienes que incluir todo lo que has hecho. Por ejemplo, si te estás postulando a un trabajo de tiempo parcial en una cafetería, asegúrate de destacar tu experiencia en ese terreno, pero no necesitas dar información detallada sobre el trabajo que has realizado en otra industria, a menos que expliques la relevancia de este trabajo con respecto al que te estás postulando.

No adjuntes todas tus cualificaciones y referencias en la solicitud de trabajo, pero llévalas contigo a la entrevista. Tal vez no las necesites todas. Eso dependerá del trabajo al que te estés postulando, pero es una buena idea tenerlas a mano en caso de que las tengas que presentar.

¿Eres la persona adecuada para el trabajo?

Lo más importante es saber si eres la persona adecuada para este trabajo en particular, si cuentas con las habilidades y la experiencia relevantes, si tienes teléfonos o correos electrónicos de referencia y si puedes demostrar que tienes las cualidades que el empleador está buscando.

Conserva una copia de tu solicitud para consultarla durante la entrevista.

Qué debes esperar de la entrevista

Si se trata de un trabajo informal o de temporada y hay muchos candidatos, es posible que se realice una entrevista grupal.

En otros tipos de trabajo generalmente te harán una entrevista personal. En algunas entrevistas habrá una sola persona que te hará preguntas. También puede ser que haya dos o tres personas que te harán preguntas durante la entrevista. Con frecuencia, esto se llama “entrevista de panel”.

Algunas entrevistas son informales y “en el momento”, por ejemplo, si te postulas para un trabajo en una cafetería y la vacante se debe cubrir de inmediato, tal vez te entrevisten el mismo día en que reciban tu currículum.

Para algunos puestos, tal vez debas ir a más de una entrevista. En la segunda entrevista, es posible que conozcas a algunos miembros del equipo y que debas realizar una prueba o una pequeña tarea.

Es natural que te pongas nervioso

No te preocupes si estás nervioso durante la entrevista. Muchas personas se ponen un poco nerviosas en estas situaciones. Los empleadores saben que esto suele ocurrir y tienen en cuenta esos nervios a la hora de evaluar a los candidatos.