Hace apenas unos años, Amanda Lee partió de su hogar en Singapur. Se mudó a Melbourne para cursar una licenciatura en Ciencias, con una doble especialización en bioquímica y biología celular.

En agosto de 2016, después de completar su doctorado y finalizar un contrato de becaria en la Universidad de Melbourne, Amanda Lee aceptó un puesto de investigadora posdoctoral asociada en el Peter MacCallum Cancer Centre.

“También podría haber ido a Estados Unidos o a Europa, pero Australia está mucho más cerca de casa y tenía un primo que vivía en Melbourne”.

Jornada universitaria de puertas abiertas en Singapur

Amanda investigó, asistió a las jornadas abiertas que las instituciones de Victoria organizaron en Singapur y decidió presentar una solicitud de ingreso a la University of Melbourne. Un factor de peso en su decisión fue el amplio reconocimiento internacional de que gozan los cursos de ciencias de la Universidad de Melbourne.

‘Cuando llegué a Melbourne, los coordinadores del curso me ayudaron a organizar mis estudios para que pudiera alcanzar la meta de la doble especialidad. Esto posteriormente me permitió realizar un doctorado en el campo que había elegido, la investigación oncológica’.

Amanda ha finalizado su doctorado (dedicado al estudio del cáncer cerebral en moscas) y ahora está entusiasmada por tener la oportunidad de trabajar en un área con aplicación en seres humanos. En la actualidad, se encuentra en el equipo del profesor Ian Campbell, en el ‘Peter Mac’, donde colabora en la investigación del cáncer de mamas y ovarios. Su trabajo se centra en la búsqueda y el estudio de los genes que causan que estos tipos de cáncer se repitan en una familia.

‘Es difícil encontrar trabajo de investigación posdoctoral. Hay mucha competencia. Me siento muy afortunada de estar aquí haciendo este trabajo’.

La importancia de mantenerse concentrado

Desde su llegada a Melbourne como estudiante internacional, Amanda se ha mantenido concentrada, lo que probablemente ha contribuido a sus logros. También recibió una Beca Internacional de Investigación de Victoria (VIRS) y una beca del Consejo Australiano del Cáncer. Antes de llegar aquí, practicaba natación a nivel competitivo. Y aplicó el mismo nivel de concentración a sus estudios que a su entrenamiento como nadadora.

Sin embargo, Amanda reconoce el valor de una vida equilibrada. Le encanta vivir en Melbourne y ha adoptado el estilo de vida de la ciudad. Practica yoga y participa en la comunidad yogui de Melbourne. También tiene un puesto ambulante de yogur helado que funciona durante el verano.

‘Recuerdo que, cuando recién estaba comenzando mis estudios aquí, un candidato al doctorado me aconsejó aprovechar el tiempo que tuviera para disfrutar, porque los buenos momentos son muy fugaces. Creo que es muy cierto’.

El trabajo a tiempo parcial genera contactos y desarrolla aptitudes

En su tránsito de estudiante de ciencias a investigadora posdoctoral asociada, Amanda Lee trabajó a tiempo parcial como auxiliar y como técnica de laboratorio. Esto la ayudó a generar contactos y a desarrollar aptitudes que son importantes para su función actual y que la acompañarán durante toda su vida profesional.

“Deja que las cosas se desenvuelvan”

‘Si pudiera viajar al pasado y hablar con la Amanda de hace cinco años, le diría que simplemente deje que las cosas se desenvuelvan. En aquel momento, no podría haber imaginado que llegaría hasta aquí. Sin embargo, al analizar cómo sucedió todo, veo que algunas veces tuve que trabajar duro, otras simplemente bastó con estar “en el lugar indicado a la hora indicada”, y otras veces, tuve que aprender a identificar y a crear mis propias oportunidades’.